Fundación Lepe

Comunidad de Curimón se reunió con encargados del diseño de restauración de Iglesia San Francisco

En el encuentro, los curimoninos y curimoninas pudieron conocer en qué consistirá esta etapa de diseño de la reparación de la estructura, condiciones arquitectónicas y funcionales del monumento histórico que data del siglo XVIII. Inversión asciende a los $473.557.000 millones.

Curimón, 17 de marzo. Con la participación de habitantes de Curimón, la empresa de arquitectura Tandem y representantes del Servicio Nacional del Patrimonio Cultural de la región de Valparaíso, se realizó la primera actividad de participación ciudadana para el Proyecto de Restauración Iglesia, Convento y Museo Colonial San Francisco de Curimón, un gran hito para quienes viven en la zona y sus alrededores, que pretende preservar su valor histórico, social, arquitectónico y patrimonial.

En el encuentro, que se realizó en las dependencias del museo del Convento San Francisco, se mostraron los avances del proceso de diseño de restauración, que se han realizado desde noviembre a la fecha; se contestaron todas las inquietudes de la comunidad sobre los tiempos y forma de trabajo que se llevarán a cabo. Se pretende trabajar de la mano con la sustentabilidad, con equipos de buena calidad y bajo consumo, pero que sean de larga duración. Además, en esta primera participación ciudadana, la comunidad pudo conversar sobre la importancia de la Iglesia en su día a día, de los recuerdos que tiene del lugar, como las  catequesis, vigilias, fiesta de San Francisco que se realizaban y que son parte del patrimonio inmaterial de Curimón.

Se realizarán 3 participaciones ciudadanas más para ir mostrando avances del proyecto y, de esa manera, resolver las dudas de la población.

El diseño de restauración, que comenzó el 02 de noviembre de 2021 y tiene fecha aproximada de término en diciembre de 2023, contempla una inversión de $473.557.000, con fondos aportados por el FNDR del Gobierno Regional de Valparaíso.

En la actualidad, el conjunto patrimonial presenta severos daños en su estructura de adobe producto de los terremotos del 2010 y 2015, los cuales se han visto incrementados con el paso del tiempo. El inmueble que data del siglo XVIII presenta grietas y desprendimientos de material, lo que hace necesaria la intervención estructural para prevenir desplomes y colapsos de muros. Gran parte del deterioro se registra en la iglesia. El convento también presenta grietas y fisuras.

La magnitud del proyecto alcanzará los 12.502m2 del conjunto, superficie que considera iglesia, volúmenes del convento, atrio, gruta, patios duros y sector agrícola.